logo

 

El planeta KIC 8462852 resultó ser, en su momento, una fuente de misterios insondables. A día de hoy ya tenemos claro el por qué de su extraño brillo y no, no es por culpa de una megaestructura extraterrestre. La razón de tanto misterio no es otra cosa que el polvo. O eso creemos.

En 2015, una estrella llamada KIC 8462852 se añadía al catálogo de cuerpos estelares conocidos. No pasó mucho tiempo hasta que este astro comenzó a conocerse como la estrella de Tabby, en honor a su descubridora, Tabetha Boyajian. Y fue aún más rápido el cómo ganó fama debido a un extraño comportamiento. Según los análisis, algo enorme circundaba este lejano "sol". La cuestión era, ¿El qué? ¿Polvo? ¿Rocas? ¿Una estructura alienígena?

Los ecos de una lejana estrella

Los medios saltaron rápidamente a hablar de una gigantesca estructura extraterrestre. Esta habría rodeado a la estrella de Tabby, un astro algo más grande que el Sol y que se sitúa a unos 1.500 años luz de aquí, entre Cygnus y Lyra. La información salió a partir de las observaciones realizadas por los investigadores.

¿Qué habían visto los científicos para crear semejantes expectativas en los medios? La observación de KIC 8462852 mostraba una estrella normal que, cada cierto tiempo, ocultaba su luz. Esto suele ocurrir con los planetas y cinturones de roca existentes orbitando alrededor de una estrella. Pero el ritmo al que se ocultaba la luz de KIC 8462852 era demasiado irregular.

Entre los investigadores que analizaron el extraño brillo se encuentra Héctor Socas-Navarro, con quien hablamos hace poco.

Esto hizo que los expertos se plantearan todo tipo de hipótesis. Al fin y al cabo, ese es el trabajo de un científico: descubrir. Parte de estas observaciones, como no podían ser menos, proceden del Roque de los Muchachos, en La Palma. Efectivamente, el IAC fue una de las instituciones encargadas de observar con detenimiento esta estrella.

Entre los investigadores que analizaron el extraño brillo se encuentra Héctor Socas-Navarro, con quien hablamos hace poco. Y lo que encontraron, como decíamos, era algo inusual. ¿Tanto como para explicar una megaestructura extraterrestre rodeando a la estrella? Por desgracia, todavía no hemos dado con ningún indicio de que algo así pueda ocurrir.

Algo más sobre la estrella de Tabby

La primera bajada de brillo importante, del 5 de marzo de 2011, fue de un 15%. La siguiente, del 28 de febrero de 2013, de hasta un 22%.

KIC 8462852 es una estrella ordinaria, un 50% más grande que nuestro Sol y unos 1.000 grados más caliente. Fue observada por astrónomos aficionados a partir de las observaciones del telescopio Kepler y fue Tabetha Boyajian la que confirmó la observación y existencia de este astro.

En septiembre de 2015, varios astrónomos observaron las extrañas fluctuaciones de brillo provenientes de la estrella. La luz observada parecía proceder de un objeto de gran masa, o muchos objetos de masa pequeña, orbitando la estrella en "formación cerrada".​

Para hacernos una idea, la primera bajada de brillo importante, del 5 de marzo de 2011, fue de un 15%. La siguiente, del 28 de febrero de 2013, de hasta un 22%. En comparación, un planeta del tamaño de Júpiter solo ocultaría el brillo de una estrella de este tamaño en un 1%. Por tanto, lo que estaba bloqueando a la estrella, no es un planeta, sino algo que cubre hasta la mitad del ancho del astro.

Y la respuesta es... polvo

Tras más de tres años de observación, con lupa, los investigadores han llegado a una conclusión mucho más realista, y menos extraordinaria: el extraño comportamiento de la estrella de Tabby se debería a una enorme nube de polvo. ¿Cómo lo sabemos? En primer lugar, porque el bloqueo ocurrió de forma paulatina y distinta en diversas longitudes de onda.

Los resultados para confirmar científicamente esta hipótesis serán publicados dentro de poco en The Astrophysical Journal Letters.

Por el contrario, el objeto hubiera sido algo sólido y enorme, el bloqueo habría sido igual para todas las longitudes de onda. Pero en ninguno de los eventos registrados, que son cuatro, ocurrió de tal manera. Por tanto, solo un objeto translúcido o, lo que tiene más sentido, una gran nube de polvo puede justificar el comportamiento de la estrella de Tabby.

Los resultados para confirmar científicamente esta hipótesis serán publicados dentro de poco en The Astrophysical Journal Letters. Pero ya se ha adelantado que todos los cálculos y simulaciones apuntan a la confirmación de esta hipótesis. Por tanto, los misterios que rodean a la estrella podrían considerarse prácticamente resueltos.

Aun así, KIC 8462852, ha dado años de habladurías y rumores. Algo que puede considerarse positivo si tenemos en cuenta que ha permitido darle publicidad a la astronomía. La búsqueda universal de fenómenos extraordinarios sigue siendo la mayor fuente de respuestas sobre el cosmos, a pesar de que en ocasiones estas respuestas parezcan mucho más decepcionantes una vez encontradas de lo que se esperaba en un principio.

 

Más sobre este tema:

KIC 8462852
Adiós Kepler: ¿qué nos ha dado esta sonda?

 

 

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita y mejorar nuestros servicios. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, así como cambiar la configuración de cookies en cualquier momento. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

  Acepto el uso de cookies de este sitio