logo

 

Cometa. Fuente: PixabayOumuamua, así bautizó la International Astronomical Union al extraño cometa que apareció en nuestros radares el pasado octubre. Con una órbita tan acusada y extraña, tras una semana de observación, no cabía duda: este cuerpo venía de lejos, muy lejos. En concreto, de más allá de nuestro sistema solar. ¿Qué hemos conseguido averiguar de este increíble visitante?

El primer cometa que vino desde más allá de las estrellas

Durante los días posteriores a la detección, el cuerpo conocido como C/2017 U1 pasó a llamarse 1I/'Oumuamua. Este nombre fue dado por la International Astronomical Union saltándose las reglas establecidas para la nomenclatura de cuerpos externos. Pero la ocasión bien lo valía, ya que nos encontramos ante el primer asteroide proveniente de fuera de nuestro sistema solar registrado por la historia.

Por las prisas, su nombre fue dado por la International Astronomical Union saltándose las reglas establecidas para la nomenclatura de cuerpos externos.

'Oumuamua significa en hawaiano, en una traducción libre, “llegar desde lejos”. Su aparición supuso un antes y un después para la astronomía ya que no sabemos cuándo volveremos a presenciar semejante evento. Este cometa, en concreto, podría haberse formado originalmente en cúmulos de estrellas situadas en las constelaciones de Carina o Columba.

Por los datos que obtuvimos de observarlo, fugazmente, suponemos que 'Oumuamua lleva millones de años viajando por el vacío espacial, ya que su superficie muestra la exposición prolongada al espacio profundo, la cual altera la composición de las rocas espaciales.

Y vino de muy, muy lejos

Las constelaciones de Carina y Columba se encuentran varios cientos de años luz de aquí. Eso quiere decir que el asteroide ha debido estar viajando mucho tiempo. ¿Y cómo sabemos de dónde viene? En realidad no lo sabemos con seguridad. Lo que sí sabemos es la trayectoria que tenía cuando se dirigía hacia aquí.

Esta es tan excéntrica y perpendicular al plano de nuestro sistema solar, que estaba claro que no puede venir de dentro del mismo. Mientras que la gran mayoría de asteroides proviene del gran cinturón de Kuiper ni la nube de Oort, 'Oumuamua no podría haberse generado en él y llegar a la velocidad que lo hizo y en la dirección que mostraba.

La única explicación factible era que proviniese de un sistema externo. Decir si provino de estos cúmulos estelares es aventurarnos un poco. Pero no podemos saber nada más a partir de los datos que dejó. Una vez en el "vecindario estelar", el asteroide se acercó rápidamente a nuestro Sol y lo usó para pivotar a toda velocidad, volviendo a lanzarse hacia el espacio.

‘Oumuamua: WikimediaCometa. Fuente: NASA

El único exocometa hasta la fecha

"Oumuamua es el único que hemos podido observar y medir con certeza, confirmando su naturaleza interestelar"

Este es el primer y único exocometa registrado en nuestra historia. El prefijo "exo", efectivamente, hace referencia a su origen lejano y externo. 'Oumuamua es el único que hemos podido observar y medir con certeza, confirmando su naturaleza interestelar. Esto es algo que los astrónomos esperaban con ganas ya que, debido a la inmensidad del espacio, es terriblemente difícil que uno de ellos pase tan cerca como para observarlo.

Hasta la fecha, la existencia de estos cometas interestelares era puramente teórica ya que, al no estar sujetos a la gravedad de una estrella, es muy difícil encontrarlos en mitad del espacio profundo. Por el momento, no esperamos volver a vivir un hecho así en mucho tiempo, aunque nunca se sabe. La aparición de estos elementos es muy difícil de prever.

El origen de los planetas

"Los investigadores creen que 'Oumuamua se formó dentro de la línea de hielo de su estrella"

Pero además de lo extraordinario de su existencia, 'Oumuamua nos cuenta mucho más sobre el universo de lo que pensamos. En concreto, nos abre un montón de puertas sobre el origen de los planetas. Por ejemplo, según las observaciones, los investigadores creen que 'Oumuamua se formó dentro de la línea de hielo de su estrella.

Esto significa que el asteroide tiene su origen en un lugar lo suficientemente cerca de su astro como para ser en su mayoría roca y hielo no volátil. Otro detalle importante que obtenemos de su observación es que el cometa pudo haber sido expulsado por una colisión durante la formación planetaria que probablemente estaba ocurriendo en su sistema de origen. Y esto ocurrió hace millones de años.

'Oumuamua se convierte así en una especie de muestra del pasado, algo parecido a cómo era nuestro sistema planetario hace mucho tiempo. Pero el exocometa ha estado bañado por los rayos cósmicos durante mucho tiempo. Esto nos da mucha más información sobre qué le pasa a las sustancias cuando viajan por el vacío espacio profundo. Cuando miramos el asteroide no solo aprendemos sobre su sistema original, y sobre el nuestro, sino que también podemos conocer más sobre el espacio que le rodea.

Más sobre este tema

¿De dónde vino el primer cometa interestelar de nuestra historia?

Cinturón de Kuiper

 

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita y mejorar nuestros servicios. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, así como cambiar la configuración de cookies en cualquier momento. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

  Acepto el uso de cookies de este sitio