logo

 

Este complejo universo se puede explicar con tan sólo cuatro grandes fuerzas. Pero no nos engañemos, la existencia de todo lo que es, fue y será no es nada sencillo.

Foto: Interacción electromagnética.  Fuente:  Wikimedia
 

Todo, absolutamente todo lo que existe, proviene de la manifestación de esas interacciones que conocemos como interacciones o fuerzas fundamentales

En realidad todo lo que te rodea, todo lo que existe y todo lo que podrás llegar a conocer alguna vez... incluso aquello que siempre quedará fuera de tu alcance, se puede explicar con tan sólo cuatro fuerzas. Todo, absolutamente todo lo que existe, proviene de la manifestación de esas interacciones que conocemos como interacciones o fuerzas fundamentales (del modelo estándar de partículas). Bajo su dominio, el universo es.
 
 
Cuatro fuerzas y un sólo dominio
La electromagnética, la fuerte, la débil y la gravedad son los nombres de las cuatro grandes reinas existenciales. Estas cuatro fuerzas lo construyen o destruyen todo. Si hay algo, si existe, lo hace bajo su aprobación y sólo siguiendo sus directrices. Por supuesto, aunque esto suene sencillo, en realidad hablamos de titánicos fenómenos o complejísimas relaciones. Si fuésemos capaces de comprenderlas a ellas, podríamos comprender el universo por completo. Pero, ¿cómo son?
 
La fuerza electromagnética es la más común de ellas, una a la que nos enfrentamos todos los días. Tiene un alcance infinito y es la responsable de que existan los átomos. También es la responsable, en última instancia, de que exista la materia que conocemos y que estudiamos. Esta fuerza es la que actúa sobre todo lo que tenga carga. Y podemos decir sin miedo a equivocarnos que prácticamente todo tiene carga. También es la responsable de efectos como la luz, la electricidad y casi cualquier fenómeno diario. Gracias a ella podemos ver las cosas, podemos utilizar un dispositivo, comunicarnos a distancia, mover maquinaria pesada, escuchar música a través de unos auriculares... Nada pasa en nuestro universo sin que esta interacción tenga la última palabra.
 
 


Foto: Representación del evento que encontró el bosón de Higgs. 

Fuente:  Pixabay
 
 
Por otro lado, si bajamos hasta lo más pequeño que existe nos toparemos con la interacción (nuclear) fuerte. Ésta actúa a niveles minúsculos, mucho más diminutos que el átomo. Los "ladrillos fundamentales" de la materia están formadas por protones, electrones y neutrones. Mientras que la fuerza electromagnética explica que la carga igual se repele, la interacción fuerte se encarga que las partículas subatómicas (como los quarks) no se repelan a pesar de que la fuerte presión electromagnética los haría salir disparados. Pero la fuerza fuerte es... eso, mucho más fuerte, así que los mantiene unidos para formar la estructura íntima de los átomos. La interacción fuerte es muy compleja y de un alcance ínfimo pero muy, muy intensa a pequeña escala. Es muy difícil de comprender y modelizar, por lo que las soluciones que la contemplan son escasas y están contempladas en lo que se conoce como "cromodinámica cuántica".
 

La gravedad es, entre todas las fuerzas fundamentales del universo, la que menos comprendemos.

 
La interacción débil explica aquello que las otras fuerzas fundamentales del universo no pueden. Se conoce así por su levísima intensidad. Pero no nos engañemos. Esta actúa a nivel del núcleo y es imprescindible para explicar fenómenos como la desintegración atómica, la radiación de los átomos y otros fenómenos similares. Debido a que actúa a nivel del núcleo, como la fuerza fuerte, se tardó una eternidad en encontrarla. Con su descubrimiento, Enrico Fermi también se atrevió a describir una nueva partícula conocida como neutrino. La carga de la fuerza débil se divide en "sabores". Junto con las otras dos fuerzas, esta se incluye en el modelo estándar unificado, dentro de la Teoría de la Gran Unificación, uniéndolas.

La posibilidad de poder unir todo lo que sabemos sobre las cuatro fuerzas anteriores, que aparecieron con nuestro universo, nos permitiría elaborar un modelo estable de la física que conocemos

 
Por último, nos encontramos a la gravedad. Aunque convivimos con ella en todo momento y parece la más obvia, la gravedad es, entre todas las fuerzas fundamentales del universo, la que menos comprendemos. Esta fuerza tiene un alcance infinito. Lo sienten todas las partículas con masa y es bastante débil en comparación con las otras. Pero, además, es muy compleja de estudiar a nivel cuántico, lo que impide su comprensión al nivel de las otras fuerzas. Esto provoca que no se pueda proponer una teoría cuántica de campos, por lo que no forma parte del gran modelo estándar que lo unifica todo. Mientras que las otras fuerzas pueden "cuantizarse", es decir, buscar y describir los "cuantos", la partícula mínima fundamental de dichas teorías, la gravedad no. Varias hipótesis modernas tratan de cuantizar esta fuerza aunque todavía no ha sido posible demostrar su validez con experimentos específicos. Por ello no podemos hablar de carga o partículas que hagan referencia a la gravedad, como en las anteriores. Sin embargo, eso a la gravedad le da igual. Está en todas partes, modificándolo todo.
 
La teoría del todo
Para poder entender todo lo que nos rodea es imprescindible contar con modelos. Los modelos nos permiten trabajar con cuestiones mucho más complejas: funcionan en realidad como acercamientos teóricos a los fenómenos universales. Estos modelos están definidos por reglas y descripciones recogidas en las teorías. Así, la Teoría del Todo es un corpus teórico hipotético que trata de relacionar todos los fenómenos físicos conocidos. Aunque al principio este concepto levantaba suspicacias, con el tiempo ha ido adquiriendo mayor fuerza. La posibilidad de poder unir todo lo que sabemos sobre las cuatro fuerzas anteriores, que aparecieron con nuestro universo, nos permitiría elaborar un modelo estable de la física que conocemos. Por el momento no tenemos ninguna que complemente adecuadamente con todo lo que buscamos. Sin embargo ya contamos con esbozos muy interesantes, tales como la Teoría M o la Teoría cuántica de bucles. Y en todas ellas, pase lo que pase, las protagonistas finales son, como no podría ser de otro modo, las cuatro grandes fuerzas fundamentales.
 
  • Cuatro fuerzas lo construyen o destruyen todo. Si hay algo, si existe, lo hace bajo su mandato. 
  • Las cuatro fuerzas fundamentales definen todo lo que existe y existirá.
Foto: Gravedad. Fuente:  Wikimedia
 
 
 
 
 
 
 
 

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita y mejorar nuestros servicios. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, así como cambiar la configuración de cookies en cualquier momento. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

  Acepto el uso de cookies de este sitio