logo

 

¿Es cierto que existe una gran falla entre las islas de Gran Canaria y Tenerife? Según un reciente estudio eso parece. Aunque es algo que se sospechaba desde tiempo atrás. ¿Qué puede contarnos este fenómeno geológico sobre las islas?

Este pasado enero la prensa se hacía eco de un reciente estudio sobre el fondo de las islas. En él, los investigadores Isabel Blanco, de la Universidad de Burgos, y Fuensanta G. Montesinos y José Arnoso, de la Complutense de Madrid, ponían de manifiesto la existencia de una gigantesca e inquietante falla entre Tenerife y Gran Canaria. ¿De qué estamos hablando y qué consecuencias puede tener esta formación geológica?

Una gran fractura cortical

Ya en 1971, Bosshard y MacFarlane, dos geólogos, indicaron la existencia de algo "extraño" en la corteza existente en el fondo marino circundante a las islas. En aquel momento, estos investigadores determinaron la posibilidad de que esta falla existiera.

Ahora, este nuevo estudio ha confirmado lo que se sospechaba: que existe una enorme anomalía magnética en el noroeste de Gran Canaria y que esta tiene entre 2.100 y 10.000 kilómetros cúbicos de volumen. Su forma es alargada y estrecha, extendiéndose en dirección Este-Nordeste y hacia Oeste-Suroeste. Su profundidad desde el lecho del mar podría llegar entre los 6.000 y 13.000 metros por debajo.

"La forma alargada de este cuerpo magmático sugiere la existencia de una gran fractura cortical en la parte central del archipiélago canario entre Tenerife y Gran Canaria", explican en el artículo los investigadores.

Una fractura que explicaría algunos de los elementos activos de la geología de Canarias. Pero no solo eso. La falla también podría decirnos mucho sobre el origen tan especial que tienen las islas. Algo que podría poner en duda algunas de las teorías sostenidas hasta la fecha.

Del Atlas al archipiélago canario

Esta gran falla conectaría los procesos volcánicos que formaron el archipiélago con los movimientos tectónicos del Atlas;

En el norte de África se encuentra la impresionante cordillera del Atlas. Esta formación montañosa tardó varios millones de años en elevarse como consecuencia de la aproximación y colisión entre la placa Euroasiática y la placa Africana.

Por otro lado, las islas Canarias se formaron como consecuencia de la actividad volcánica de la zona, donde surgieron varios afloramientos magmáticos que terminaron por dar como resultado al archipiélago que hoy conocemos. ¿Cómo se conecta la cordillera africana con las islas, entonces?

Según sospechan los investigadores, esta gran falla conectaría los procesos volcánicos que formaron el archipiélago con los movimientos tectónicos del Atlas. Desde hace décadas, el origen de las islas ha puesto de manifiesto muchas inquietudes geológicas.

El movimiento tectónico contribuye a explicar mejor el rápido crecimiento que experimentaron algunas de sus islas;


El debate principal se centra en si las islas se han formado debido a un punto caliente bajo la corteza terrestre, es decir, un afloramiento natural de la corteza, mientras la placa sobre la que se sitúa el archipiélago se desplaza hacia el este o si, por el contrario, esta elevación es fruto de los mecanismos tectónicos.

 

A la luz de la existencia de esta gran falla, los geólogos creen que existe una evidencia, al menos, que liga de algún modo a la cordillera del Atlas con las islas. "El movimiento tectónico contribuye a explicar mejor el rápido crecimiento que experimentaron algunas de sus islas dentro de ese esquema de pluma magmática sobre la que se desplazan las islas", explican.

La falla, a día de hoy

A día de hoy, apuntan los científicos, la falla no está activa. De hecho, no lo está desde hace mucho tiempo. "Merece la pena precisar que, aunque la falla no haya estado activa en tiempos geológicos recientes, el modelo magnético indica que ésta condicionó el ascenso del magma en la parte central del archipiélago durante las primeras etapas de crecimiento de la isla de Gran Canaria", explican en la prensa.

Esto apunta a que el terremoto, muy probablemente, fuese causado por un movimiento relacionado con la falla;

Esta falla también podría haber estado detrás del terremoto de 1989, un sismo de 5,3 que hizo temblar todo el territorio y que es considerado como el mayor terremoto sufrido en los últimos tiempos. Los estudios realizados por este equipo han analizado el mecanismo focal tras del terremoto.

Y concluyen que el eje principal de estrés concuerda con la disposición de la falla. Esto apunta a que el terremoto, muy probablemente, fuese causado por un movimiento relacionado con la misma. Esta misma falla también podría haber sido la responsable, indican, del paleoterremoto ocurrido en las islas 10.000 años atrás.

No obstante, en estos momentos, como decíamos, no parece que exista ninguna razón para preocuparse. La falla, a pesar de los lentos esfuerzos de las placas, no es especialmente activa, a pesar de su gigantesca magnitud. Todavía sabemos poco de este fenómeno geológico, pues apenas hemos comenzado a investigarlo. Pero con el instrumental moderno, probablemente, la información que obtengamos será crucial para conocer más sobre el pasado y, también, sobre el futuro de Canarias.

Más sobre este tema

Un estudio sugiere la existencia de una gran falla entre Tenerife y Gran Canaria

¿Qué es una falla?

Tectonica de placas

 
 

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita y mejorar nuestros servicios. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, así como cambiar la configuración de cookies en cualquier momento. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

  Acepto el uso de cookies de este sitio