Canarias se promociona bajo el lema “el mejor clima del mundo” y su buen tiempo es uno de los principales motivos por el que el turista decide viajar las Islas para disfrutar de sus vacaciones.

El archipiélago canario busca nuevas fórmulas para evitar los desastres que puede acarrear un cambio climático. El proyecto CLIMATIQUE, no nos da un seguro de sol, ni nos garantiza la permanencia en el ranking del mejor clima del mundo, pero busca alternativas que mitiguen las posibles consecuencias del cambio climático.

Recientemente ha culminado el proyecto CLIMATIQUE, proyecto de cooperación entre Canarias y la Región de Souss Massa Drâa en Marruecos. Dicho proyecto, pretende la lucha contra el cambio climático, el conocimiento del mismo, el estudio de las medidas a adoptar tanto para mitigar en lo posible las causas del mismo, como para adaptarnos a sus consecuencias, todo ello en el marco de la cooperación interregional. Entre sus resultados más notables se halla la proyección del clima de las regiones participantes para las décadas 2040 – 2050 y 2090 – 2100 (que pronostican aumentos notables en la temperatura, así como alteraciones en el régimen de lluvias), estudios y propuestas de adaptación y mitigación, intercambio de conocimiento y experiencias, desarrollo de herramientas informáticas para el análisis de variables meteorológicas, o el estudio de las aves migratorias de la región, como posible indicador de las señales que el cambio climático está dejando ya en nuestras tierras. Se han establecido además estructuras que pretenden consolidarse en el tiempo para la cooperación en materia de cambio climático, y se han estrechado lazos con la región de Souss Massa Drâa con el objeto tanto de abarcar otros posibles proyectos en los que profundizar el conocimiento acerca del cambio climático (somos conscientes de la necesidad de precisar aún más las proyecciones climáticas y de incluir en las mismas el medio marino, de incrementar el número de indicadores atendiendo a las especies vegetales y marinas, etc… queda un enorme campo de investigación por delante, proporcional al reto que debemos asumir), como de ampliar la cooperación a otros ámbitos, siempre en la búsqueda de un futuro más sostenible.

Cambio Climático: ¿el futuro ya no será igual?
Aunque aún siguen quedando escépticos, hace décadas que la comunidad científica alerta del cambio que está experimentando el clima del planeta, siendo notable ya el aumento de la temperatura media global del mismo, el aumento del nivel del mar, el derretimiento de los casquetes polares, mayor frecuencia de fenómenos climáticos extremos..., por citar sólo algunos ejemplos.

 

Con el objetivo de mejorar e incrementar el conocimiento respecto del Cambio Climático, se creó en 1988 el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) que hasta la fecha ha publicado 4 informes (y está ultimando la publicación del 5º informe), que confirman la evidencia de estos cambios en el clima y su carácter antropogénico (existe una correlación directa de la evolución del clima con las actividades humanas); no obstante, estas alertas científicas ¿están resultando suficientes?: entre 1970 y 2000, las emisiones totales de gases de efecto invernadero se incrementaron a un ritmo medio anual del 1,3%; entre 2000 y 2010, lejos de corregirse, el ritmo se incrementó hasta el 2,2%; aún peor, significativamente, el año 2013 ha conocido el mayor incremento en la concentración de los últimos 30 años.
 

 

 

¿Tiene solución el calentamiento del planeta?

Desde mediados del s. XIX, el desarrollo de las sociedades industriales ha sido posible por el consumo masivo de combustibles fósiles (carbón, petróleo, gas), que no ha dejado de crecer desde entonces. Como consecuencia, y dado que el uso de tales combustibles para producir energía libera CO2 a la atmósfera, la concentración de este gas presenta valores excesivamente altos, lo que genera un efecto invernadero desmedido, origen del calentamiento que sufre el planeta. Existen, además, otras gases que contribuyen al efecto invernadero, incluso con mucha mayor potencia que el CO2, como el metano, CH4. Por este motivo, quienes con más ahínco y más coherencia tratan de hacer frente a la problemática global que genera el cambio climático, expresan la necesidad de cambiar el modelo energético, dejando de depender de combustibles fósiles, para basarnos en el ahorro, la eficiencia, las energías renovables… se trata en suma de desarrollar un modelo de futuro sostenible, basado en el respeto a la naturaleza y al medioambiente.

La cumbre mundial sobre el clima que ha tenido lugar en Nueva York el 23 de septiembre a iniciativa del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y la masiva movilización ciudadana que la ha precedido, han vuelto a situar al cambio climático en el punto de mira de millones de personas, y marca el inicio de un esfuerzo global con miras a lograr en 2015 un acuerdo vinculante para reducir la emisión de contaminantes en el mundo.

El cambio climático no es un problema científico, en un problema de la humanidad, por lo que ha de ser abordado por todos los países. No debemos permitir que las generaciones futuras hereden un mundo inhabitable, pero los gobiernos de las naciones no van a adoptar y mantener en el tiempo las importantes decisiones que se precisan si no se ven presionados, empujados, por una sociedad civil concienciada, movilizada y exigente.

El clima del planeta no es lineal, es un sistema complejo con multitud de efectos que se retroalimentan, y que pueden quedar fuera de control si la temperatura sobrepasase el umbral de seguridad de los dos grados centígrados: basta pensar en la inmensa cantidad de metano (CH4, con un poder de efecto invernadero 20 veces superior al del CO2) que está almacenado en el hielo de Siberia, y que, de derretirse, quedaría liberado a la atmósfera, desencadenando una serie de procesos imposibles de afrontar.

 

 

Cambio Climático Global


 

Para saber más:

Cumbre sobre el Clima en 2014.

Cambio Climático 2013.

proyecto CLIMATIQUE.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita y mejorar nuestros servicios. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, así como cambiar la configuración de cookies en cualquier momento. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

  Acepto el uso de cookies de este sitio