logo

 

Edith Padrón Fernandez es profesora de la Universidad de la Laguna, investigadora del Departamento Matemática Fundamental y Estadística y una gran divulgadora Canaria, organizadora de "Fisquitos matemáticos" y autora de una gran cantidad de contenido divulgativo. Además, Edith es parte de la Comisión de Género del ICMAT, desde donde vela por que la figura de la mujer no se olvide.

Las matemáticas son un área muy importante de la ciencia. También son increíblemente prolíficas y, según pensará mucha gente, terriblemente complicadas. Sin embargo, profesoras como Edith Padrón se empeñan en demostrar la importancia de que todo el mundo entienda la ciencia, incluso en sus aspectos más complejos. ¿Qué nos ha contado al respecto?

Investigación, formación y comunicación, un trío inseparable

"Nuestro trabajo docente o investigador debe tener un reconocimiento social que precisa que abramos líneas de comunicación con la sociedad"

"Nuestro trabajo docente o investigador debe tener un reconocimiento social que precisa que abramos líneas de comunicación con la sociedad", nos explica Edith desde un principio. "Si queremos que financien nuestras investigaciones, la sociedad debe acercarse a lo que trabajamos. Eso lo sabemos desde hace años los matemáticos y matemáticas". Para Edith el lenguaje especializado de la ciencia levanta cierto rechazo. "Esto impide a la sociedad tener cierto criterio para valorar lo que hacemos", nos cuenta. "Además, es importante fomentar vocaciones científicas y conseguir que los y las jóvenes se entusiasmen por la ciencia. Ellos y ellas son el futuro".

Pero la divulgación de la ciencia no se queda ahí para la investigadora. "También hay un camino en el otro sentido: el divulgar la ciencia nos hace mejores docentes e investigadores. Aprender a transmitir lo que tú haces a no expertos mejora tus capacidades docentes y abre nuevas posibilidades de investigación transversal con otros científicos y científicas".

Por último, la divulgación cumple con una función esencial: "Una sociedad formada es una sociedad con criterio, con referencias para tomar decisiones. Cuando divulgamos matemáticas con algunos juegos, enseñamos a entender bien el problema que plantea, a buscar la mejor estrategia, la óptima, la que nos resulte menos costosa en tiempo y en esfuerzo", comenta la investigadora. "Cuando divulgamos haciendo construcciones geométricas estamos ayudando a tener una buena visión espacial que nos permita entender la disposición de los objetos, su resistencia, cómo su forma puede ayudar en su utilidad".

"Cuando enseñamos teoría de códigos", continúa, "mostramos los peligros del uso de espacios inseguros en donde la información puede ser usada sin nuestro permiso. Estos son algunos ejemplos que ilustran la importancia de entender". De esta manera, la divulgación, explica la divulgadora, cumple con una función formadora ineludible, parte del trío inseparable entre la docencia, la creación de información y la labor para que llegue a todo el mundo.

¿Dónde podemos encontrar divulgación de calidad?

La divulgación científica se encuentra presente en diversos formatos. Edith es autora de diversos artículos. Sin embargo, la matemática prefiere explotar más otros aspectos de la divulgación. "Personalmente, me siento más cómoda cuando interactúo con el público", nos explica. "Los talleres manipulativos son un contexto fantástico en el que, si todo va bien, consigues visualizar la curiosidad y la sorpresa cuando descubren la solución al problema. En la Facultad de Ciencias hemos puesto en marcha un grupo, Matdivull, en el que trabajamos desde hace un tiempo en torno a la divulgación de las matemáticas".

"Es un grupo muy dinámico", prosigue, "con profesores y profesoras jóvenes que son increíbles. Dan unas charlas maravillosas, sus talleres son divertidos y muy bien diseñados. Participamos en ferias mostrando diferentes aspectos de las matemáticas, actuamos en bares, damos charlas en centros educativos..."

Uno de los proyectos más interesantes que podemos relacionar con la matemática es "Fisquitos de Matemáticas" de la que forma parte de la organización. "En La Sección de Matemáticas de la Facultad de Ciencias tenemos una actividad que ha generado que muchos de nuestros compañeros y compañeras se sumen a la divulgación, nos cuenta refiriéndose a los "fisquitos". "Cada cuatrimestre, durante ocho jueves, diferentes personas (estudiantes, profesores, profesionales no necesariamente de las matemáticas...) cuentan en 10 minutos algo relacionado con la divulgación de las matemáticas".

Según Edith, esta actividad tiene un gran éxito. "Hemos descubierto nuevas promesas de la divulgación. Esta es una labor que también me gusta mucho: animar y descubrir nuevos divulgadores y divulgadoras. Porque la divulgación debe tener futuro y solo la colaboración de muchos y muchas puede tejer una red que permanezca en el tiempo", explica.

El papel de la mujer en ciencia

Uno de los papeles más importantes que ejerce esta matemática, como figura divulgadora, es el de reivindicar el papel de la mujer en ciencia. Edith es parte de la Comisión de Género del Instituto de Ciencias Matemáticas, o ICMAT. ¿En qué consiste su papel? "Hace muchos años que estoy implicada en este movimiento de visualizar el trabajo de las mujeres en el ámbito de la ciencia. Los primeros proyectos en este sentido los hice en la Comisión Mujeres y Matemáticas de la Real Sociedad Matemática Española".

"Muchas mujeres tuvieron prohibido el acceso al mundo universitario. Por tanto, no han podido acceder al de la investigación hasta el siglo pasado”

"Allí coincidimos un grupo de mujeres y hombres que pusimos en marcha proyectos de sensibilización", continúa la divulgadora. "Y han dado frutos. Trabajamos con alumnas y alumnos de secundaria y analizamos datos sobre la implicación de las mujeres en el ámbito de las matemáticas. Un trabajo muy interesante. La relación con la comisión de género del ICMAT surge porque mi grupo de investigación tiene un convenio de Unidad Asociada. Desde hace muchos años colaboramos con ellos en el campo de la investigación".

Desde el ICMAT, explica Edith, se realizan todo tipo de actividades y eventos orientados a la sensibilización. "Por ejemplo, han diseñado un proyecto precioso que se llama 'Mi Científica Favorita', un concurso dirigido a niñas y niños de primaria del que han salido dos libros fabulosos".

El trabajo de la matemática dando valor a la mujer alcanza una multitud de escalas. "Aquí, en la Universidad de La Laguna, estoy colaborando con un proyecto maravilloso que se llama 'Nosotras hacemos ciencia' pensado por trabajadoras y trabajadores de la biblioteca de la ULL para el 11 de febrero de 2019, Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Somos alrededor de 60 investigadoras implicadas en este proyecto. Tendremos una exposición en el Convento de Santo Domingo en La Laguna, con talleres protagonizados por investigadoras, charlas en centros de secundaria, debates y mesas redondas, estamos diseñando material para llevar a las aulas de los centros..."

Rompiendo el “techo de cristal”

Esta sensibilización es tremendamente importante. La figura femenina ha sido denostada una y otra vez en el mundo de la ciencia. Para Edith, la mujer no solo ha sido olvidada, sino que no se le ha permitido aportar su esfuerzo y creatividad al mundo de la ciencia durante muchos años. "Muchas mujeres tuvieron prohibido el acceso al mundo universitario", nos explica. "Por tanto, no han podido acceder al de la investigación hasta el siglo pasado. Solo algunas resistieron. Cuando doy charlas en centros de secundaria sobre la visibilidad de mujeres matemáticas en el ámbito de la ciencia, siempre pregunto al público si conocen a alguna matemática. La respuesta es siempre la misma: silencio".

"Debes convencer tanto al que exige simplicidad en los mensajes como al que pide rigurosidad en los conceptos, y eso no es fácil”

Hablando sobre este tema, no podemos dejar de preguntarle por el "techo de cristal", ese concepto que dibuja una barrera invisible pero existente y tremendamente importante que impide el ascenso laboral de la mujer en el mundo moderno. "Los datos no cambian esencialmente. Desde hace algunos años se intentan poner en marcha diferentes iniciativas para romper este techo, pero no sé si este esfuerzo tiene los frutos esperados", confirma la matemática.

"Mujeres y hombres no partimos del mismo lugar y esto es algo que debemos entender. Tú no reseteas y colocas a mujeres y hombres en igualdad en un momento de la historia, después de años de desigualdad. Los estereotipos están en nuestras mentes y romper estas cadenas es difícil. Por otro lado, creo que las mujeres, posiblemente por razones culturales, nos sentimos más cómodas en trabajos colaborativos", explica.

Para la investigadora, en ciencia, el sistema fomenta un ambiente muy competitivo. "Yo creo que en estos ambientes las mujeres no nos sentimos cómodas. Además, conciliar tu vida familiar con una carrera investigadora es complicado y el diseño de la carrera investigadora no facilita esta conciliación necesaria. Creo que el camino hacia la igualdad debe conseguir fomentar la colaboración y la conciliación. En caso contrario, será difícil romper este techo de cristal".

Divulgar en el mundo de las matemáticas

Además de divulgadora, Edith Padrón es una excelente investigadora: "Mi trabajo se centra en el estudio de la geometría de modelos matemáticos que giran en torno a ciertos sistemas físicos, como el movimiento de los planetas o los movimientos de un robot". Según nos explica, muchos de estos modelos se diseñan con un tipo de ecuaciones que son muy difíciles de solucionar. "Analizar la geometría asociada a estas ecuaciones nos permite acercarnos más a las propiedades de las soluciones. Hay un grupo numeroso en España que trabaja en Mecánica Geométrica. Colaboramos a través una red de investigación muy activa que coordinamos desde la ULL".

Esto nos lleva a otra duda más ¿cómo se compaginan ambas tareas? ¿Es difícil divulgar sobre matemáticas? "Comunicar bien es difícil, siempre", explica. "Implica un trabajo previo que muchas veces no se visibiliza. Es un trabajo en el que debes conseguir mostrar de forma simple temas que son, por lo general, complejos. Supone conocer esa complejidad y ser capaz de simplificarla".

En honor a la relación entre la investigación y la divulgación de la que hablábamos antes, Edith nos explica algunos "secretos" de la divulgación. "Debes convencer tanto al que exige simplicidad en los mensajes como al que pide rigurosidad en los conceptos, y eso no es fácil. Creo que el secreto es tener en cuenta al público al que te vas a dirigir, empatizar con él. A veces me he encontrado con un público difícil, pero conseguir que te presten atención, que se sorprendan con lo que les cuentas y que, en definitiva, despiertes su curiosidad es el mejor de los regalos que te pueden dar".

 

Más sobre este tema:

Fisquitos de Matemáticas

 
 

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita y mejorar nuestros servicios. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, así como cambiar la configuración de cookies en cualquier momento. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

  Acepto el uso de cookies de este sitio