logo

 

Regalo. Fuente: Pexels

Escoger un regalo puede ser divertido o una auténtica pesadilla. Algunos científicos, sin embargo, ven en esta acción la oportunidad perfecta para poner en práctica algunos trucos psicológicos

Por: Santiago Campillo

Regalo. Fuente: PexelsLa ciencia está presente en nuestra vida diaria. Aun así, es difícil reconocer aplicaciones directas para nuestras decisiones del día a día. Algunos investigadores están decididos a elegir y mejorar nuestra vida con "trucos" científicos, a toda costa.

Al fin y al cabo, para eso sirve la ciencia, ¿no? Para hacer nuestra vida más cómoda y mejor. Unos científicos decidieron tratar de solucionar uno de los problemas más difíciles en las relaciones del mundo moderno: elegir el mejor regalo de Navidad. Esto es lo que descubrieron.

Elegir el regalo perfecto

En un estudio de 2015, los investigadores se plantearon seriamente el arte de regalar y recibir. La cuestión no es sencilla: ¿cómo se escoge un regalo perfecto? ¿Depende de quién regala o depende de quién recibe? ¿Debe ser caro o barato? ¿Personal o general? Como todos estos aspectos son terriblemente complejos, los psicólogos analizaron varios estudios para poder llegar a unas conclusiones.

Los regalos más relacionados con la persona que da sirven para reforzar la relación entre ambos más que el regalo centrado únicamente en quien lo recibe

Y estas son las siguientes: las personas tendemos a regalar cosas que nos reflejan a nosotros mismos, mientras que los que reciben el regalo aprecian más lo que les refleja a sí mismos, especialmente su personalidad y pasiones. Sin embargo, los regalos más relacionados con la persona que da sirven para reforzar la relación entre ambos más que el regalo centrado únicamente en quien lo recibe.

Dicho todo esto, ¿cómo escogemos un regalo adecuado? En los estudios también se tratan otros temas como el del dinero, la originalidad o la intención. Grosso modo, hay varios consejos que se pueden sacar de estos estudios: en primer lugar, cuidado con el dinero que nos gastamos, pues puede crear falsas expectativas en las relaciones.

En segundo, si el regalo será caro, es mejor hacer un solo regalo que uno caro y varios más baratos, pues cambian la percepción del conjunto completo. Por otro lado, cuidado con los regalos caros, pues pueden percibirse como una manera de "sobornar" el aprecio de alguien. Al menos, eso dicen los estudios de percepción.

Si el regalo será caro, es mejor hacer un solo regalo, que uno caro y varios más baratos, pues cambian la percepción del conjunto completo

Mucho más importante que el dinero es, como decíamos al principio, escoger un regalo que refleje los gustos personales. ¿Los gustos de quién? Aunque queramos ser prácticos y cumplir con las expectativas de la persona a la que regalamos, poner algo de nuestra personalidad en el presente ayudará a reforzar la relación entre ambos. Así, el regalo perfecto debería ser uno que le guste a la persona a quien regalamos, pero también a nosotros mismos. No tiene por qué ser caro, pero si lo es, más vale uno que varios de menor valor. O eso dice la psicología.

No es una decisión baladí

Estos estudios pueden parecer superfluos o, en cierta manera, incorrectos. Nada más lejos de la realidad. El arte de regalar es un aspecto importante a nivel antropológico. Aun así, todavía no somos capaces de determinar, al 100%, qué valor evolutivo ha tenido en nuestro comportamiento. Sabemos que los regalos están implicados íntimamente con la personalidad del individuo.

De hecho, regalar y recibir puede modificar la identidad social de una persona. Pero más allá del aspecto psicosocial, los regalos, en el mundo moderno, tienen una importancia vital en el consumo. Se dedican millones de euros al estudio del comportamiento de los usuarios y consumidores.

Regalo. Fuente: PexelsLa industria estudia cómo potenciar el consumo utilizando estímulos sonoros, olorosos o visuales, por ejemplo. También utiliza inteligencia artificial para analizar nuestras redes sociales o las búsquedas de nuestros móviles. Con la información desarrollan nuevas campañas de marketing con las que atraer al consumidor. Todo esto provoca la aparición (o desaparición) de puestos de trabajo, nuevas ramas del conocimiento, el desarrollo de nuevas tecnologías...

Elegir un buen regalo puede ser una decisión que afecte al mundo entero

A su vez, las entidades de consumo tratan de controlar un flujo imparable de compraventa. En el mismo ámbito, vivimos en una sociedad intoxicada por el consumo, víctima de las propias técnicas que pretenden mejorar la vida de los consumidores. Por si fuera poco, todo esto tiene un gran impacto en nuestro medio ambiente.

Por todo ello, y por mucho más, elegir un buen regalo no es una decisión baladí. No solo nos afecta a nosotros y a quienes vamos a regalar. También puede ser una decisión que afecte al mundo entero, a su manera. Ahora que llegan las navidades, es bueno emplear un poquito de ciencia para tomar mejores decisiones. En nuestras manos está el poder cambiar el mundo a mejor, siendo conscientes de qué significa algo tan sencillo como comprar un regalo. Algo que, como un grano de arena, podría ayudar al mundo a ser un poquito mejor.

Más sobre este tema

 

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita y mejorar nuestros servicios. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, así como cambiar la configuración de cookies en cualquier momento. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

  Acepto el uso de cookies de este sitio