logo

 

En los últimos años la ciguatera es noticia en los medios de comunicación de Canarias porque ha habido ya muchos casos de personas afectadas por esta enfermedad. Pero, ¿qué la produce? ¿acaso es nueva esta enfermedad? 

Imagen: Algas microscópicas del género Gambierdiscus de las Islas Canarias. Fuente: IEO

Unas algas microscópicas conocidas en las zonas tropicales parecen ser las responsables. No llegan a medir ni la décima parte de un milímetro pero producen unas toxinas que se transfieren por medio de la cadena alimentaria marina hasta el hombre. Un grupo de expertos del Instituto Español de Oceanografía (IEO) participantes en el proyecto CICAN, cuyo objetivo era el estudio de estos microorganismos en Canarias, han descubierto que en algunas zonas de su litoral son más frecuentes de lo que cabía esperar. 
 
¿Qué es la ciguatera?

La ciguatera es endémica en paises tropicales y subtropicales pero ya ha habido más de 100 casos en las isalas canarias

Es un tipo de intoxicación alimentaria producida por el consumo de pescado que ha adquirido toxinas a través de lo que han ingerido. Estas toxinas proceden originalmente de unas microalgas cuyo nombre científico es Gambierdiscus que viven epifitas asociadas a las macroalgas o a los corales del litoral. Los peces herbívoros que ramonean alimentándose de estas algas adquieren las toxinas, las cuales se transfirieren a peces carnívoros de niveles tróficos superiores. A los peces no les afectan las toxinas por lo que éstas se van acumulando a través de la cadena alimentaria, siendo los peces carnívoros de mayor tamaño los que generalmente pueden afectar a las personas. Desafortunadamente, el proceso de cocinar el pescado no elimina las toxinas. La ciguatera es endémica de zonas tropicales y subtropicales, afectando a entre 50.000 y 500.000 personas anualmente en todo el mundo. 
 
¿De dónde procede el Gambierdiscus?
Las microalgas del género Gambierdiscus que producen las toxinas, y que son acumuladas por los peces, se consideran endémicas de regiones tropicales y subtropicales; sin embargo, en décadas recientes se han detectado también en zonas templadas. En las islas Canarias se observaron por primera vez en 2004 y los nuevos resultados del proyecto del IEO han indicado que pueden alcanzar concentraciones elevadas en verano en algunas zonas del archipiélago canario. Asimismo, dicho proyecto ha revelado una elevada biodiversidad de Gambierdiscus en las islas Canarias, así como su amplia distribución geográfica. Mediante estudios morfológicos y genéticos se han identificado 5 especies diferentes de Gambierdiscus y se han observado diferencias importantes entre islas tanto en concentración como en diversidad. 
 
 
 
Medregales de Canarias. Fuente IEO
 
 

Nuevos datos científicos sugieren que los Gambierdiscus son microalgas autóctonas en las Islas Canarias

Como no hay datos anteriores, no se puede saber con certeza si las microalgas del género Gambierdiscus han sido introducidas recientemente o no. Sin embargo, el hecho de haber encontrado 5 especies indicaría que, al menos alguna de ellas, lleva mucho tiempo ya en Canarias y que es muy probable que las poblaciones de Gambierdiscus en la zona no provengan de una invasión reciente, dada la biodiversidad de especies detectada. 
 
 
¿Es nueva la ciguatera en Canarias?
Que se sepa, el primer caso registrado de una persona afectada por ciguatera en Canarias fue en 2004 por consumo de medregal y hasta hoy se han registrado en total 109 casos. Las especies de pescado implicadas en estas intoxicaciones fueron principalmente medregales, pero en 2015  hubo una intoxicación a través de un mero de más de 20 kg. Se desconoce todavía cómo esas especies que viven en las aguas de Canarias adquieren las toxinas. En un principio se pensó que al afectar sólo a medregales y ser estos animales migradores, los ejemplares tóxicos podían provenir de regiones más cercanas a los trópicos. Sin embargo, el hecho de que también los meros –animales de comportamiento sedentario– capturados en Canarias tengan toxinas, además de las  elevadas concentraciones de Gambierdiscus en sus costas, nos hacen sospechar que el origen de las intoxicaciones esté en la región. 
 

El aumento de la temperatura debida al cambio climático podría causar un incremento de la Ciguatera en las Islas Canarias

Actualmente existe un debate sobre si el incremento de las temperaturas en los océanos está ocasionando la expansión de la ciguatera a zonas templadas. El rango de crecimiento de los Gambierdiscus en los países tropicales y subtropicales está entre 20 y 30°C. Por lo tanto las temperaturas en verano de las aguas del litoral canario son muy adecuadas para el crecimiento de estas especies, pero además un incremento de las temperaturas podría estar promoviendo un aumento de las concentraciones de estos dinoflagelados y una expansión en su distribución. Lo cual podría explicar la aparentemente repentina aparición de la ciguatera en la región.
 
 
 
 

Ambiente bentónico donde viven las poblaciones de Gambierdiscus. Fuente: IEO

 

 
 
 
 
 
 
 

 

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita y mejorar nuestros servicios. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, así como cambiar la configuración de cookies en cualquier momento. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

  Acepto el uso de cookies de este sitio