El Parque de Santa Catalina en Las Palmas de Gran Canaria se transforma en laboratorio y centro experimental durante tres días

 

 

El Parque de Santa Catalina, frente al Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología, es el escenario elegido para celebrar esta tercera edición de las Miniferias de la Innovación 2011,  en Gran Canaria.

 

 

Estas exhibiciones científicas nacieron con la inquietud por parte del Gobierno canario de crear un encuentro entre los ciudadanos y la ciencia generada en los centros de investigación, la construida en la escuela, la debatida en universidades y la divulgada en los museos.Cada vez más, instituciones públicas y privadas, nacionales e internacionales, medios de comunicación, personalidades del mundo de la ciencia o de otros ámbitos, reconocen dicha necesidad.

La semana pasada ya se celebró esta muestra, enmarcada dentro de las Semanas de la Ciencia, en Santa Cruz de Tenerife en el Campus Central de la Universidad de La Laguna y aunque las inclemencias climáticas acompañaron las jornadas, el público no dejó de asistir. De ahí que los ojos estén ahora pendientes de este escaparate científico, el más grande que se exhibe al aire libre y a disposición de todos los públicos.

La fiesta de la ciencia, llevada a cabo por la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (ACIISI) y financiadas por el Gobierno de Canarias y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología  (FECYT) dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación cuenta con los principales centros de investigación de Canarias.

Los escolares y el público en general que se acerque estos días podrán  encontrarse con un programa repleto de múltiples talleres, conferencias, proyecciones y muchos experimentos en vivo y participación directa que harán posible que se conozca de primera mano los últimos avances científicos puestos al servicio de la comunidad y que servirán para que se mejore la relación del individuo con su entorno.

Se han organizado diferentes programas y actividades que han permitido que el contacto con el público y la participación de  muchos científicos que salen de sus laboratorios sirva para que tanto  los más pequeños, como jóvenes y adultos, puedan disfrutar, experimentar, ver, tocar, oler y  oír la ciencia, con la intención de acercar el conocimiento científico de manera divertida, dinámica, amena y accesible.

La situación estratégica diseñada para establecer la feria en ambas provincias hará posible que no sólo acudan  a ella los colegios e IES programados, sino que el público en general se acerque a  disfrutar de los actos programados. La iniciativa de crear un entorno social favorable a la investigación y la ciencia para que la ciudadanía compruebe que es algo cercano en sus vidas, queda patente en estas herramientas de las que el Ejecutivo canario se ha valido para lograr en este encuentro tenga un aspecto tan interesante dando a conocer de forma amena y entretenida algo tan difícil de  asimilar.

La organización espera que esta tercera edición sea la feria de la consolidación, el espaldarazo definitivo a este evento que año a año ha ido aumentando el número de visitantes en cada una de las islas.