logo

 

Rodar un documental científico es un arte muy gratificante. Y puede ser más sencillo de lo que imaginamos siempre que lo preparemos adecuadamente.

 

¿Quién no ha imaginado ser alguna vez como Félix Rodriguez de la Fuente? ¿O Brian Cox? ¿O David Attenborough? El que más y el que menos lleva un pequeño director o directora de documentales científicos dentro. Así que la celebración del I Concurso EXLORA de Ciencia y Tecnología puede venir como anillo al dedo para sacar a flote toda nuestra creatividad. Pero claro, por algún lugar habrá que comenzar, ¿no? Pues Vamos a poner las cartas sobre la mesa y prepararnos para ser los mejores directores que podamos.

En primer lugar, hemos de tener en cuenta que el 90% del éxito de un documental científico se encuentra en la idea que queremos compartir. Por ello hemos de dedicarle el tiempo necesario a seleccionar lo que queremos contar y cómo. Después elegiremos el equipo y el material. La parte más divertida es el propio rodaje, aunque este puede resultar frustrante si no nos hemos preparado adecuadamente. Por último, la edición será indispensable para darle el acabado necesario a nuestro trabajo. Si seguimos el orden lógico y ponemos un poco de ilusión conseguiremos un documental científico del que estaremos orgullosos.

 

Paso 1: elegir la idea

Este paso es el más importante y de él depende el resto del trabajo. No podemos contentarnos en hablar de algo que no nos apasione. Da igual que el tema nos parezca extraño o incluso ridículo mientras nos encante (y tenga algún tipo de relación con un fundamento científico, claro). Una vez elegido sobre qué queremos hablar (queremos explicar un fenómeno, describir un animal, mostrar algo curioso), pensaremos en cómo lo vamos a contar. Una manera muy sencilla de hacerlo es contarlo, como si se lo estuvieras explicando a un conocido que no sabe nada del tema. Pero también podemos contar una idea como si fuera una historia, un cuento. O tal vez solo con imágenes. Todo tiene cabida.

 

Paso 2: hacer el guión

Una vez tengamos la idea, tendremos que documentarnos y estudiar lo que vamos a contar. Tenemos que volvernos expertos en lo que vamos a enseñarle a la gente. Es muy conveniente preparar un guión donde expliquemos qué queremos que se vea en escena, como si estuviésemos viendo una película, y qué queremos que diga la voz que hablará (como el presentador o una voz invisible que se conoce como voz en off). El guión deberemos estudiarlo y nos ayudará a saber cómo hacer las escenas y así preparar de antemano el equipo para evitar sorpresas.

 

Paso 3: preparar el equipo

Ahora hemos de parar a pensar ¿qué necesitaremos? Lo básico será siempre el guión, que el presentador, en caso de que lo haya, tendrá que memorizar; una cámara al menos y el objeto del que vamos a hablar. También será conveniente, aunque no sea necesario, contar con al menos una persona más que nos ayude. Si vamos a rodar en un lugar especial, tendremos que pedir permiso al responsable (como en un museo). Otra cosa importantísima es calcular cuánto tiempo necesitaremos para rodar cada escena. Normalmente se rueda mucho más de lo que luego se ve en el documental. Eso quiere decir que tendremos que estar atentos con las baterías, cintas o memorias para que no se gasten. Hacer una lista de necesidades es la mejor manera de evitar sorpresas desagradables durante el rodaje. Sobre el equipo técnico, hay que tratar de conseguir al menos una cámara réflex, un trípode y un micrófono. Esto dará mucha más calidad al documental. Si no es posible, no pasa nada, cualquier cámara valdrá, incluso la del móvil. Pero la imagen ha de ser estable, así que habrá que apoyar la cámara. El sonido de la voz podremos doblarlo después e incluso podremos trabajar la imagen. Al fin y al cabo, lo más importante sigue siendo la idea.

 

Paso 4: el rodaje

Por fin llegamos a lo más divertido. Pero tiene también su truco. Es muy fácil frustrarse porque no conseguimos los resultados que teníamos en la cabeza. Hay que ir con esto bien claro en la cabeza: no siempre podremos conseguir lo que queremos. Así que trabajaremos con lo que consigamos. Para rodar, tendremos que portar todo el equipo. Un detalle importantísimo, si rodamos en exterior, es que no hay que perder de vista el material. Es bastante sencillo que nos lo roben. Busca espacios llamativos, bonitos visualmente y bien iluminados. Pero no con demasiada luz. Es mejor un día nublado, con luz uniforme, que uno muy luminoso que destaque demasiado las luces y sombras. Por otro lado, buscad que no sea demasiado bullicioso. Aunque doblemos el sonido y trabajemos el ambiente, siempre es mejor sacar la toma directa. Por último, es importantísimo respetar el entorno; tanto a las personas como a la naturaleza. No tiene sentido rodar un documental científico sin cumplir esta premisa.

 

Paso 5: la edición

Tan importante como el rodaje es al edición posterior. Usando programas especializados podemos retocar la iluminación para ajustarla a lo que necesitamos; también podemos añadir o quitar sonidos. En este caso podremos grabar de nuevo las voces para luego fundirlas con el documental de manera que se escuche correctamente lo que decimos. Este paso hay que hacerlo antes de comenzar con la edición de vídeo y, si podemos, grabar las voces en estudio. Después comenzaremos el montaje, cortando y pegando las distintas partes para que el tiempo y las escenas se ajusten. Por último, el etalonaje nos permitirá corregir el color de los vídeos para que queden uniformes. Todo esto lo deberemos hacer con uno o varios programas informáticos. Por desgracia los mejores son de pago y bastante caros, pero existen algunas opciones gratuitas que pueden servirnos para una edición básica.

Si bien estos pasos no hacen más que remarcar algunas generalidades, rodar un buen documental científico es un arte complicado y que requiere de mucho esfuerzo. Eso sí, no hay un buen documental científico que no cumpla, al menos, con todos estos pasos. Así que ya tenemos por dónde empezar. Hasta dónde quieras llegar es solo cosa tuya.

Guión y varias herramientas profesionales. Fuente: PixabayK
 
Artículos Relacionados:

Películas para aprender ciencia
Alternativas gratuitas para editar tus fotos
Cómo iniciar tu andanza en la fotografía científica
Editores de vídeo online, opción para acabar bien un rodaje
I Concurso Fotografía y Vídeo de Ciencia y Tecnología ‘Explora 2015’

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita y mejorar nuestros servicios. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, así como cambiar la configuración de cookies en cualquier momento. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

  Acepto el uso de cookies de este sitio