logo

 

Salesianos La Cuesta fabricará sus propios satélites y estaciones de seguimiento para las Semanas de la Ciencia y la Innovación en Canarias 2015.

Una increíble curiosidad por la investigación y el desarrollo de herramientas tecnológicas para dar solución a problemas sociales es lo que mueve al genuino equipo de la Escuela Salesiana San Juan Bosco de La Cuesta, en Tenerife, que en 2013 lanzaron un globo sonda a la estratosfera. 
 
De hecho, la vinculación de esta casa con proyectos relativos a globos estratosféricos o robótica educativa se remonta a 2012. Su hito más importante fue superar los 28.000 metros de altura con el Boscovery2, lanzado desde Bajamar por 34 estudiantes con edades comprendidas entre 14 y 26 años, que invirtieron 30 horas en el montaje y las pruebas para la puesta a punto de la sonda, ayudados por tres profesores.
 
Y como el afán por aprender es insaciable, el reto de este año no iba a ser menor que en el pasado: la creación de una estación de seguimiento de satélites en tierra, comenzando a dar los pasos necesarios para tener un modelo operativo de Cubesat de cara a las Semanas de la Ciencia y la Innovación en Canarias 2015, que se celebrarán el próximo mes de Noviembre en todo el Archipiélago.
 
Lo cuenta Juan Gregorio Regalado co-responsable del proyecto, en la entrada del blog ‘Boscoverysat’, que irá avanzando progresivamente todo el desarrollo de esta apasionante ‘locura tecnológica’, y que requiere de la colaboración de organismos e instituciones que deseen brindar su apoyo. 
 
Estaciones de seguimiento de satélites
Y así fue, durante la primera semana de Junio, en el marco de la #projectsweek15 de Salesianos La Cuesta, comenzaron la construcción de entre una y tres estaciones de seguimiento de satélites en tierra: antenas diseñadas específicamente para recibir señales en las bandas de frecuencia en las que transmiten los dispositivos que se encuentran en órbita; que deben seguir la trayectoria de los satélites a escuchar y para ello deben poder variar el azimuth y la altitud de la antena. El dispositivo que logra ese objetivo se llama rotor y está compuesto por un par de motores que logran dotar de movimiento a la estructura. Los resultados de ese gratificante trabajo están recogidos en BoscoverySat: Conclusiones de una semana apasionante.
 
 
 
En cienciecanaria.es seguiremos atentos al proyecto que en Noviembre nos hará mirar al cielo. 
 
 
Más información: 
 
 
 

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita y mejorar nuestros servicios. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, así como cambiar la configuración de cookies en cualquier momento. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

  Acepto el uso de cookies de este sitio