logo

 

Estamos llegando al momento en el que la humanidad saldrá de la Tierra para poner el pie en otros planetas. ¿Y cuál será el primero de ellos? Con casi total seguridad, Marte. ¿Qué nos falta para poder alcanzar a nuestro vecino rojo?

Recortado contra el negro del cielo se ve una estrella roja. Solo que no es una estrella, es nuestro vecino, Marte, un planeta. Y nuestra intención es pisarlo algún día. También queremos construir en él y convertirlo en una "segunda casa" para la humanidad. ¿Y cómo lo haremos? Los planes para conquistar el planeta ya están en marcha.
 
¿Por qué colonizar Marte?
Existen varias razones para pensar en Marte como uno de los mejores lugares por el que comenzar la expansión fuera de nuestro propio planeta. En primer lugar, Marte tiene una gravedad y una constitución similar a la Tierra. También una composición geoquímica parecida. Actualmente tiene atmósfera, algo que es muy importante para que su habitabilidad sea posible. Y por si todo esto fuera poco, en un momento de su pasado, estamos convencidos, tuvo océanos, ríos y lagos de agua. Ahora mismo la superficie del planeta está helada y yerma, pero resulta relativamente habitable. Aunque Marte no es el único candidato para ser colonizado en nuestro sistema solar, sí que parece el más idóneo.
Foto: El Mars Rover recortado sobre Marte
Fuente: NASA
 

Con Marte conseguiremos construir nuevas bases de apoyo para continuar con la exploración

Una vez allí, en primer lugar, podremos aprender más sobre otros planetas y cómo continuar nuestra conquista del espacio. En segundo, expandiremos el terreno necesario y los recursos disponibles para nuestra especie. Otra cosa, probablemente más inmediata e importante, es que conseguiremos construir nuevas bases de apoyo para continuar con la exploración espacial, pudiendo realizar nuevas y más complejas operaciones para que nuestras sondas lleguen aún más lejos. En definitiva, colonizar Marte es un objetivo muy interesante desde cualquier punto de vista, sin lugar a dudas. Pero, ¿cómo lo haremos?
 
Primer paso: llegar a Marte
Lo primero es lo primero. Y en el caso de la conquista espacial esto pasa por desarrollar un viaje seguro, práctico y asequible. Actualmente existen varios proyectos reales que pretenden construir vehículos interplanetarios. Lo que sabemos hasta la fecha es que la NASA, ayudada por otras agencias aeroespaciales, están manos a la obra en la construcción de vehículos modulares que transporten a astronautas de forma segura en el viaje de aproximadamente dos años que hay hasta el planeta rojo. Por otro lado, China pretende llegar a Marte en 2020, aunque no ha trascendido más información. En cualquier caso, el comienzo de la misión, teniendo en cuenta dichas fechas, no tardará. El Roscosmos ruso y la Agencia Espacial Europea pretenden llevar un robot a Marte en la misión Exomars.

SpaceX pretende pisar, literalmente, Marte en 2025, aunque la fecha es un poco atrevida

 
Aunque todo esto palidece ante los planes de la agencia privada SpaceX, de Elon Musk. Tal y como afirma el CEO de algunos de los proyectos más importantes de la época, la compañía pretende pisar, literalmente, Marte en 2025. Estas fechas, huelga decir, parecen un tanto exageradas, según afirman los expertos de las agencias. Pero Musk ha presentado ya algunos de los puntos clave para la colonización marciana. En primer lugar, ya ha manifestado la intención de "reciclar" parte de sus cohetes, algunos de los más avanzados hasta la fecha, para construir lo que sería la primera nave interplanetaria del mundo.
 
Y la presentaba durante el pasado International Astronautical Congress de Adelaide, Australia. El Sistema de Transporte Interplanetario sería una enorme nave, muy parecida a los actuales cohetes, pero con una carga sustancial dedicada a los recursos necesarios para construir una pequeña base en Marte. Esta nave sería lanzada, según Elon Musk, en 2022, para que llegase a Marte en 2024. Así, cuando los astronautas alcancen la superficie del planeta tendrán varios recursos imprescindibles para comenzar a trabajar. ¿De qué recursos estamos hablando?
 

Construir en el planeta rojo
Ya hemos llegado a Marte. ¿Y ahora qué? Ahora toca construir un módulo habitable. Y también los medios necesarios para volver a la Tierra. Esto, por ejemplo, sería posible con cohetes como los de SpaceX, capaces de aterrizar y ser reutilizados. Pero todavía no nos vamos. Pensemos qué queremos construir porque, al fin y al cabo, somos la avanzadilla de la humanidad en el planeta rojo. En primer lugar, nuestro módulo habitable ha de tener todo lo necesario para poder sobrevivir en un planeta que no tiene nada. En segundo, un laboratorio que nos permita obtener la información que hemos venido a tomar. En tercero, y no menos importante, los módulos de terraformación adecuados.
Foto: Marte.Fuente: Wikimedia
 
¿En qué consiste la terraformación? Así llamamos a la transformación de un terreno inhabitable, como lo sería Marte, para convertirlo en un sitio adecuado para la vida. Por ejemplo, necesitamos crear oxígeno para convertir la tóxica atmósfera de Marte en algo más apropiado para nuestros pulmones. También necesitamos adecuar un terreno para poder plantar y crear una comunidad sostenible que permita seguir ampliando la base que tenemos entre manos. La intención, como decíamos, es crear un lugar en el que, a la larga, podamos asentarnos definitivamente.
 

Un reciente estudio muestra que podemos generar oxígeno a partir de plasma frío y dióxido de carbono

El punto más inmediato es el de la atmósfera, ya que todo lo que conocemos necesita respirar. Por suerte, un reciente estudio mostraba la capacidad de generar oxígeno a partir de plasma frío y dióxido de carbono. Y Marte tiene una atmósfera compuesta en un 96% de este gas. Un equipo de la Universidad de Lisboa, la Universidad de Porto y la École Polytechnique de París, demostró que Marte contiene la concentración adecuada para producir una descomposición de CO2 que fabrique oxígeno gracias a una reacción atérmica con plasma, es decir, que no necesita de aporte energético.
 
Gracias a los materiales llevados de antemano por el Sistema de Transporte Interplanetario, los cuales podrían transportar un sistema de creación de oxígeno, podríamos tener una atmósfera adecuada y la posibilidad de generar agua. Es un primer paso. También dispondríamos de un vehículo de vuelta, aunque esto todavía no está del todo claro ya que necesitamos seguir desarrollando vehículos reutilizables. Eso sin contar con que tendríamos que transportar el combustible necesario para poder escapar de la gravedad de Marte en un cohete. Entonces, ¿veremos a algún astronauta pisar el planeta rojo en 2030, por ejemplo? Es difícil de saber. Pero, al menos, ya tenemos solucionados algunos de los aspectos cruciales. Ya nos queda menos para visitar a nuestro vecino.
 
 

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita y mejorar nuestros servicios. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, así como cambiar la configuración de cookies en cualquier momento. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

  Acepto el uso de cookies de este sitio