logo

 

¿Cuál es el origen de la cultura canaria? ¿Cómo se relaciona con el norte de áfrica? ¿Quiénes fueron los antepasados de los guanches? Las piedras grabadas que salpican las islas esconden respuestas sobre quienes las escribieron

Imagen: Inscripción de la cueva paloma. Lanzarote. Fuente: Bienmesabe  
 
Bajo el sol enmarcado por el azul de un cielo despejado, rodeado de arbustos y piedra, unas rocas se alzan. En ellas, unas marcas alargadas, hechas con rayones y minuciosidad, se muestran antiguas y misteriosas. Hoy sabemos que estas marcas verticales son restos de las inscripciones líbico-bereber y líbico-canarias que marcan el pasado oculto de los ancestrales pobladores de las islas. ¿Qué secretos esconden estos escritos en la piedra? Un equipo de científicos se propone seguir escarbando en la historia.
 
El pasado bereber canario

Los aborígenes canarios habitaban las islas, al menos, desde el siglo V a.C.

¿Quiénes fueron los primeros pobladores de las Islas Canarias? Al hacer esta pregunta, la primera palabra que se nos viene a la mente sobre los aborígenes canarios es guanches. Antes de la conquista castellana, en el siglo XV, los antiguos canarios ya poblaban todos los rincones de las islas. Aunque originariamente se identificaba solo a los aborígenes tinerfeños como guanches, con el tiempo esta palabra ha ido englobando al resto de las poblaciones que llevaban habitando estas tierras desde diez siglos antes. Y ¿de dónde vinieron? Puede que en el siglo V a.C, (aunque  hay autores que estiman que fue mucho antes), llegaran a las Islas Canarias los primeros de los que serían los habitantes perennes de las islas: los bereberes.
 
Los imazighen, o bereberes, son un conjunto de etnias autóctonas del norte de África. Existen numerosos indicios de que estos pueblos poseían cierto control en toda la extensión de la costa africana. Según creen los investigadores, también poseían asentamientos en Canarias. Bien por haber sido expulsados por los romanos y cartagineses o bien por otras cuestiones completamente distintas, estos asentamientos se aculturizaron con el tiempo dando origen a lo que más tarde sería la cultura guanche y todo lo que le rodea. Así se generó una población adaptada a las islas con una cultura propia y única en el mundo.
 
En tiempos más modernos, cuando los castellanos entraron en juego, los guanches vieron su cultura y su genética disuelta, por la fuerza en muchos casos, en la frenética avenida de la cultura europea. Hoy día sospechamos que esta colonización impuso un desequilibrio que hizo que los genes europeos ganaran terreno sobre los aborígenes y diluyendo las raíces bereberes que poseían los ancestros de la población actual canaria. Sin embargo, los remanentes culturales de un pasado milenario todavía permanecen grabados en piedra.
 
Joven bereber. Fuente: Wikimedia
 
Líbico-canario, una lengua escrita en piedra

Según creen los investigadores, los bereberes también poseían asentamientos en Canarias, bien por haber sido expulsados, bien por otras cuestiones completamente distintas

Los grabados rupestres salpican Canarias como manchas indelebles. Resistiendo el tiempo, la roca ha preservado muchos de los datos que podrían ayudarnos a comprender qué ocurrió tiempo atrás. ¿Qué les ocurrió a los bereberes? ¿Cómo evolucionaron hasta convertirse en lo que hoy llamamos aborígenes canarios? Esta pieza es fundamental en un vasto puzle que trata de mostrar las raíces culturales y de la población de Canarias. Por ello, los investigadores dedican una admirable cantidad de esfuerzo en investigar y caracterizar la escritura que usaron estos pueblos. En lugares como Tejeleita, el Roque de Bentaiga, Tajodeque... se han hallado escritas en piedra trazos verticales y estilizados. Estos hacen una indudable referencia al alfabeto bereber de donde proceden.¿Y qué querían decir? En realidad no lo sabemos. Estos días, sin embargo, se ha reunido en Lanzarote un equipo científico multidisciplinar, formado por arqueólogos, antropólogos, historiadores, astrónomos, lingüistas y epigrafistas procedentes de las universidades de Agadir, Las Palmas de Gran Canaria, La Laguna, Oxford y Bruselas, del Instituto de Astrofísica de Canarias, el Cabildo de Gran Canaria y el Museo Arqueológico de Tenerife. Su objetivo es abordar la escritura líbico-bereber, líbico-canaria y otros misterios que rodean al pasado de las islas.
 
 

Lanzarote pudo ser un puente cultural entre la cultura bereber existente en las islas y la romana del norte de áfrica

Misterios como que las inscripciones líbico-canarias tengan mucha similitud con la escritura latina. Según opinan los expertos, Lanzarote pudo ser un puente cultural entre la cultura bereber existente en las islas y la romana del norte de África, lo que provocaría que usaran sus caracteres pero dentro de su lengua libia. Si consiguiéramos acotar esta información con seguridad, por ejemplo, podríamos situar las fechas en las que existió el asentamiento de Lanzarote con mucha más precisión.
 
 
Junto con el líbico-canario, que actualmente no ha sido demasiado estudiado, también se encuentran las mencionadas inscripciones líbico-bereber cuyo uso se documenta desde el siglo III a.C. hasta el III d.C. y que también aparece por todo el norte de África. Esta “lengua”, debido a su permanencia en la cultura Tuareg, ha sido objeto de un mayor número de estudios, entre los que se encuentran los petroglifos hallados en Canarias. Pero todavía queda mucho trabajo por hacer. En estas inscripciones, creen los investigadores, se conserva información crucial para entender el pasado cultural y la evolución de los pobladores ancestrales de las islas.
 
 
 
Roque de Bentayga. Fuente: Flickr
 
 
 
 
 

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita y mejorar nuestros servicios. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, así como cambiar la configuración de cookies en cualquier momento. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

  Acepto el uso de cookies de este sitio