El Museo de la Ciencia y el Cosmos de Tenerife estrena mañana la obra “Rosalind & Marie”

La compañía de teatro Helena Turbo rinde homenaje a dos grandes mujeres de la Ciencia del siglo XX: Marie Curie y Rosalind Franklin. Esta iniciativa se enmarca en las Semanas de la Ciencia y la Innovación en Canarias, organizadas por el Gobierno regional.

Dossier completo

 

En el marco de las Semanas de la Ciencia y la Innovación en Canarias 2011, el Museo de la Ciencia y el Cosmos, del Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo Insular de Tenerife, y la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (ACIISI) del Gobierno de Canarias, han promovido el estreno, mañana jueves 10 de noviembre, de la obra titulada “Rosalind & Marie”, a cargo de la compañía HelenaTurboTeatro.

Este espectáculo se realizará en el Museo de la Ciencia y el Cosmos y contará con cuatro representaciones, los días 10, 11, 12 y 13 de noviembre, en horario de tarde, a las 19.00h, y con entrada gratuita. Esta iniciativa está cofinanciada por el Gobierno de Canarias y la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología  (FECYT) dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación.

A lo largo de la historia, la mujer en la ciencia ha estado eclipsada. Hoy es nuestro deber rendirles el homenaje que muchas de ellas no recibieron en vida. Combinar teatro y divulgación científica es un innovador recurso para ello, como ya ha demostrado el Museo en anteriores ocasiones (por ejemplo, con la obra de teatro “El honor perdido de Henrietta Leavitt”). En este sentido, los personajes del espectáculo de Helena Turbo Teatro, mujeres emblemáticas de la Ciencia del siglo XX -Marie Curie y Rosalind Franklin-, darán mucho juego, un homenaje además muy apropiado para celebrar el Año Internacional de la Química.

Durante la presentación de esta iniciativa,  Amaya Conde, presidenta del OAMC, destacó la importancia de esta obra afirmando que “es de gran valor que la sociedad conozca la contribución que han hecho las mujeres a la ciencia y al desarrollo tecnológico” y anunció que confiaba en poder representar esta obra en otros municipios de la Isla para hacer extensivo el papel que las mujeres han jugado en el ámbito científico a lo largo de la historia.

Por otro lado, Andrea Brito, directora de Investigación y Tecnología del Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), en representación de la Agencia Canaria de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información (ACIISI), dijo que es muy significativo que en el Año Internacional de la Química “se dé a conocer no sólo la vida, sino también el trabajo de dos grandes científicas” y sobre todo que se haga “de una forma amena y asequible para la sociedad en general”. Asimismo destacó de la obra dos vertientes, la primera de ellas “la de divulgar la ciencia” y otra “la de demostrar que la ciencia no es patrimonio de los hombres”.

En este sentido señaló que la ciencia la pueden abordar con las mismas capacidades los hombres que las mujeres, destacando que “esto no es nuevo, porque ya se demostró en 1903 cuando Marie Curie ganó el premio Nobel”. Andrea Brito dijo también que sólo hay cuatro personas en el mundo que haya conseguido dos premios Nobel y una de ellas es precisamente  Marie Curie, “lo que demuestra la capacidad que tiene la mujer para hacer ciencia”.

Helena Romero, directora de la compañía de teatro calificó de “un gran reto” el poder interpretar la vida de estas dos grandes científicas, y “contribuir así a la divulgación del trabajo y aportaciones que las mujeres han hecho a la ciencia y la dimensión entrañable de dos personajes reales y legendarios”.

 

SINOPSIS DEL ESPECTÁCULO

Una pieza teatral acerca de Marie Curie (1867-1934) y Rosalind Franklin (1920-1958), dos mujeres científicas de gran valía que se relacionan entre sí como las dos espirales de una radiación bienhechora y vital. Nos conmueve su enigma, como personalidades; su imaginación, como científicas, y su capacidad de resistencia, como mujeres. La confrontación y complicidad escénica de estos dos personajes constituye una emotiva y doble semblanza plena de interés artístico y público.

Se trata de dos vidas marcadas por signos contrapuestos y afines. Basta recordar el humilde origen de Marie frente al aristocrático de Rosalind. El final de Marie, como celebridad mundial, frente a la soledad final de Rosalind. Las dos sucumbieron por enfermedades causadas por la radiación y por los rayos X; Rosalind a los 37, Marie a los 64. Se enfrentaron a los prejuicios de su época y afrontaron su vocación científica con valentía y coraje.

A Marie le concedieron dos premios Nobel; a Rosalind, ninguno, aunque la posteridad le haría justicia. Marie tuvo dos hijas, mientras que Rosalind permaneció soltera. Bajo su discreto encanto, bullía en ambas una continua curiosidad y un apasionado sentimiento de la vida. Las montañas, los idiomas, viajar… y la ciudad de París constituyen algunos de sus placeres, especialmente París entrelaza, por encima del tiempo, sus paradójicos destinos.

La polaca Marie Curie profundizó en el campo de la física radiactiva y descubrió dos nuevos elementos, el polonio y el radio. Sufrió privaciones y adversidades durante toda su vida. Catalizó y propulsó, además, el papel de la ciencia en la sociedad moderna.

Rosalind Franklin logró fotografiar, mediante difracción de rayos X, la doble hélice del ADN. Estableció la estructura del carbono y fue pionera en el estudio de los virus. Su figura fue marginada hasta que, tras su muerte, diversas historiadoras de la ciencia la rescataron para recordar al mundo que fue la madre de la genética actual.

Lo fabuloso y lo científico, a través del juego teatral, recrean la dimensión entrañable de dos personajes reales y legendarios.

Dirigida por Helena Romero Campos, con guión de Francisco Monge, la obra está protagonizada por Carmen Hernández, en el papel de Rosalind Franklin, y Sigrid Ojel, en el de Marie Curie, con vestuario a cargo de Vivian Mussio y sonido e iluminación de Daniel Badal.